martes, 31 de enero de 2017

Pido perdón

Un día te levantas al alba enciendes todos tus dispositivos que te abren la ventana de a la red y te enteras de que un chaval, un colega que formó parte de una de las mejores épocas de tu vida se ha suicidado, si, cierto es que no nos unía una gran amistad, pero un mínimo contacto habíamos seguido manteniendo, eso si, por redes sociales, medio por el que todo parecía ir bien, todo llevaba un buen rumbo y solo percibías sonrisas y alegrías, malditas redes sociales! Si, malditas, lo digo con todo mi corazón, lo digo con todo el derecho del mundo y por la misma razón pido perdón.
Pido perdón por haber dejado que las facilidades que nos aportan los medios de comunicación actuales hayan deshumanizado mis relaciones con muchos de mis conocidos y amigos, es cierto que si no fuera por ellas mi vida no me permitiría mantener una relación diaria con prácticamente ninguno de vosotros pero al menos, por un medio tan natural como una llamada telefónica, tan solo una esporádica llamada a aquellos mas cercanos, amigos que son mas que amigos, que son parte de tu familia, me hubiera permitido percibir que algo no iba bien, que algo fallaba, o tal vez tomando un café me habrías dicho que a esa persona tan importante para ti le pasaba algo, pero no.

Es evidente que la redes sociales y clientes de mensajería (que para mi también son redes sociales) son un gran medio de comunicación, portadores en muchas ocasiones de buenas y grandes noticias, nacimientos, victorias, logros... pero el doble rasero de las mismas está ahí y es única e irremediablemente nuestra responsabilidad, mi responsabilidad porque soy yo el que tiene que saltar esa frontera, deshacerme de esa dejadez en el momento de decir "mañana tengo a ver si me acuerdo y llamo a este o al otro".

He permitido que las redes de comunicación actuales hayan sustituido a una mirada a los ojos, al tono de tu voz, a un abrazo y eso no puedo perdonármelo.




No, no es una manera de flagelarme, no es una manera de autocompadecerme, es simplemente mi manera de pediros perdón a todos y todas, que si, que la vida nos ha separado es indiscutible, que no puedes mantener contacto directo con todos, es mas que evidente, pero hay algunos con los que no puedo permitirme eso y considero que es culpa mía.


Con esto no estoy maldiciendo las redes sociales o internet en general, ni mucho menos, de hecho es paradójico que esté diciendo esto por medio de mi blog, las redes son una gran herramienta, igual que lo es el coche, el ascensor, el mando a distancia o la televisión, pero no es excusa para dejar de ir andando a los sitios de vez en cuando, subir por las escaleras o usar el mando para apagar la televisión en vez de hacer zapping mirando a la caja tonta alienados, no hay excusas.